Jornada de reflexión y debate del reto climático​

La emergencia climática no entiende de fronteras, todos los países sufren sus consecuencias y España es el país más vulnerable de Europa al cambio climático

Este evento tuvo lugar el 28 de octubre en el centro de cultura del Carmen. Un evento muy interesante en el que se escucharon impresiones y opiniones de personas comprometidas con las iniciativas de la lucha contra el cambio climático. La primera parte de esta reunión fue presentada por Samira Khodayar Pardo, coordinadora del CEAM, instituto de la emergencia climática al territorio valenciano. En esta primera parte del evento, la ponente explicó los efectos inmediatos que tiene el cambio climático sobre el litoral mediterráneo español y principalmente en el litoral Valenciano. Acto seguido, se realizó una mesa redonda en la que participaron varias personas como Juan Bordera (periodista), Julio Huerta (Fundació Horta sur), Jorge Ros (representante de la N flotante), Mariano Sánchez (profesor del IES Benicalap), Sera Huertas (CEACV y embajador) y por último Alexandre Tomás (consejo valenciano de la juventud). En dicha mesa redonda se trataron temas sobre qué impacto tendrán la COP26 y la Asamblea ciudadana en el reto climático.

La emergencia climática no entiende de fronteras, todos los países sufren sus consecuencias y España es el país más vulnerable de Europa al cambio climático. La costa mediterránea española es la zona más vulnerable de Europa en estos momentos, los efectos que produce el cambio climático se producen 20% más rápido que en el resto de Europa. En los últimos cuarenta años, las cosas empeoran mucho, la temperatura media sube de 1.1 grado Celsius más. Y las precipitaciones e inundaciones extremas han aumentado un 30%, sobre todo entre los meses de octubre y noviembre.

Otro efecto muy notable es que las olas de calor también aumentan cada año, ahora tenemos 0,3 olas de calor más al año que en 1992. Cada diez años, tenemos tres olas de calor más. Además, que solo aumenta el número de olas de calor anual, sino que de igual manera lo hace su intensidad. Siendo un 65% mayor que en 1992. El litoral es un punto caliente y la mayoría de sus habitantes ni siquiera lo saben. Es necesaria una movilización local para concienciar a la gente que su tan querida comunidad valenciana está en peligro. Muchas veces el mundo oye, pero no escucha; es nuestro deber hacer que no solo nos oiga, sino que también nos escuche.

La mesa redonda empezó con una pequeña presentación de los participantes. Una de las opiniones que más me gustó fue la de Juan Bordera. Actualmente el nivel de consumo es mayor de lo que el planeta puede producir y un escenario económico necesario es asumir el decrecimiento. Asumir que la producción y el consumo de bienes tendrá que reducirse a lo básico. Es una problemática que personalmente me fascina. Ya que como emprendedores tendremos que realizar negocios exitosos sabiendo que la consumición va a ser mucho menor y que tendremos que enfocar nuestros objetivos hacia la sostenibilidad. Mariano Sánchez, piensa que no hay educación ambiental. Lo cual es algo acertado, ya que no existe una asignatura que cubra este campo y más aún no hay ningún reconocimiento curricular a este tipo de conocimiento. Es algo que el propio sistema educativo debe cambiar. Los participantes, están de acuerdo que la COP26 debe ser un punto y aparte del tratado de París, se espera una gran implementación de soluciones ya que en esta edición de la cumbre habrá una gran participación civil. 

La opinión de la COP26 ha sido muy positiva por parte de todos los participantes, pero la asamblea ciudadana española ha sido todo lo contrario. Esto es un reflejo de que los ciudadanos españoles no confían en sus políticos y en la puesta en práctica de medidas efectivas por su parte. Julio Huerta piensa que las conclusiones de la asamblea se transmitirán a la sociedad, pero que no se ha traído a la sociedad a este problema y que no arreglará las cosas. No habrá participación civil en dicha asamblea. En conclusión, sin la participación de la ciudadanía nada es posible. Y eso es uno de los puntos alentadores que tendrá la nueva cumbre de la COP26.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *